24 marzo 2024 | Reto 8 picos – La Tiñosa, Córdoba

Publicado por silleta2023 en

El segundo pico del reto de los 8 picos de Andalucía nos llevó el pasado 24 de marzo, Domingo de Ramos a la provincia de Córdoba. El pico más alto de esta provincia se llama La Tiñosa, cuenta con 1.570 metros de altitud y se encuentra en el municipio de Priego de Córdoba.

Se trata de un pico bastante montañero, pero íbamos preparados física y mentalmente para ello, puesto que nuestros coordinadores de ruta ya la habían realizado con anterioridad.

En este caso, al ser unas 25 personas optamos por ir en un microbús, lo cual hizo que tanto la ida como la vuelta fuera amena y distendida. A las 7:00 salimos de Padul y tras algo más de hora y media llegamos a la aldea de Las Lagunillas, perteneciente a Priego de Córdoba.

Saliendo de las Lagunillas, comenzaba la senda muy bien señalizada que nos decía que tardaríamos unas 6 horas en ver de nuevo dicha señal. El día se presentaba nublado y con bastante aire, pero eso no nos quitó las ganas de subir a la cumbre más alta de la provincia Córdoba, así que comenzamos a caminar a buen ritmo.

El camino comenzó entre medias de un olivar en el que convivían antiguos olivos de 3 patas con incipientes olivos de cultivo intensivo. Y al fondo ya veíamos el relieve de las montañas que nos esperaban.

Dejando atrás este olivar, atravesamos una cancela que indica la entrada a la sierra. Continuamos por grandes terrenos de olivar en donde pastaban tranquilamente algunos caballos.

Nos encontramos con un arroyo que nos fue acompañando montaña arriba y que tuvimos que atravesar en numerosas ocasiones. El arroyo iba con bastante agua y en algunos lugares se formaban pequeñas pozas.

El cauce proseguía por una vereda encajonada entre montañas y repleta de encinas y alcornoques. Al finalizar dicha vereda, alcanzamos una zona donde el valle se abría.

El camino discurría por un sendero por el que es fácil encontrar vacas y rebaños de ovejas y cabras.

Alcanzamos un cortijo en ruinas, denominado Cañatienda.

En esta zona se han encontrado restos cerámicos, sílex y piedra pulida de asentamientos prehistóricos y romanos, y el cortijo, que supone un auténtico hito en el paisaje, albergó en su época a diversas familias agroganaderas.

Dejamos atrás la construcción y remontamos hasta alcanzar Puerto Mahína, tras pasar por una puerta de alambrada que dejamos cerrada, por supuesto. Fue el momento de girar 90 grados a la derecha para afrontar la subida al Morrión. En este punto el viento era tan fuerte que nos golpeaba con fuerza por nuestra izquierda haciendo que diéramos pasos a la derecha involuntariamente. Ganas nos dieron de echarnos unas piedras a los bolsillos.

Al levantar la mirada del suelo, vimos un cartel que decía: «ATENCIÓN. Tramo de alta montaña. Requiere preparación física y conocimiento del medio. Extreme la precaución». Aquí nuestros magníficos guías nos explicaron la dureza del recorrido final, los medios extras con los que contábamos (cuerdas y mosquetones) y sobre todo nos dieron la seguridad de que tenemos nivel suficiente y que ya hemos subido por tramos más escarpados. (Véase la Fidel Fierro )

Aquí, estamos bajando el tramo, ya de vuelta del pico. De la subida no hay fotos porque estábamos pendientes de dónde pisar y dónde agarrarnos. La seguridad es lo primero, esa es la primera regla de la montaña.

Aquí empiezaba el tramo más duro del recorrido por el desnivel, que tuvimos que salvar con la ayuda de cadenas sujetas a la roca.

Aquí, en la subida

Aquí, a la vuelta.

Cuando el camino comienzó a suavizarse, alcanzamos la cueva del Morrión, abrigo de pastores, que en días claros, no esta vez, ofrece una panorámica incomparable desde donde se puede observar el sur del Geoparque.

Geológicamente, se trata de una roca cuya posición coincide con la base de una falla de cabalgamiento por donde las aguas subterráneas circulan con más facilidad, lo que podría haber originado la oquedad.

Desde aquí el paisaje se abre en toda su amplitud y al fondo, sobresale el azul de las aguas del pantano de Iznájar entre el mar de olivares, en días despejados, paisaje que en esta ocasión no pudimos disfrutar.

Por delante nos quedaba el último tramo por un sendero mucho más definido que asciendía de forma directa por la cuerda montañosa. Al fin pudimos divisar el vértice geodésico, situado a 1.570 metros sobre el nivel del mar.

Desde aquí, en días claros, es posible diferenciar todas las alturas de la Sierra Horconera, Sierra Nevada o la Sierra de las Nieves.

Al pie del monolito, en un libro dentro de un cajón metálico, dejamos por escrito, con orgullo, nuestro paso por este pico. «Aquí estuvo el club de montaña La Silleta de Padul, culminando uno de sus retos de los 8 picos».

Si queréis ver más fotos, podéis verlas en nuestro perfil de Facebook.

Os esperamos en el siguiente reto, que será la subida al pico Mágina en Jaén el próximo 14 de abril.

lasilleta@gmail.com | lasilleta.com


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *